Páginas

martes, 19 de febrero de 2013

LINCHTENSTEIN

Desde el 21 de Febrero hasta el 27 de mayo, la Tate Modern va a realizar una retrospectiva de este gran icono pop. Todos aquellos que tengáis la suerte de ir a Londres por esas fechas no os lo podéis perder.
Personalmente, no soy una gran fan del Pop art pero, aprovechando la ocasión, os dejo algunas de las obras que más me gustan de este artista.
Sin duda alguna, las pinturas que más me gustan de Lichtenstein son las de brochazos, que imitarían esas rápidas, sueltas y chorreantes pinceladas utilizadas por los artistas abstractos americanos. Para los expresionistas, el arte era un acto, una pulsión interior y, lo que está haciendo Lichtenstein, es convertir ese gesto espontaneo en un acto controlado.
Otra de sus obras es The red horseman, basada en la pintura del futurista Carra. Lichtenstein exploró los diferentes movimientos artísticos, desde el pasado clásico hasta las vanguardias. Consideraba que las grandes obras de la historia del arte eran un "banco de imágenes". De alguna forma, estaba tocando temas muy candentes en aquellos años como era el de obra de arte única, o la idea de originalidad.

En 1995, Lichtenstein regresa al género del paisaje para realizar toda una serie de obras inspiradas en la simplicidad del arte chino, pero sin abandonar su lenguaje ya tan característico. Posiblemente, esta sea una de las partes de su obra menos conocida pero, estéticamente hablando, increíblemente bella.
Os recomiendo que os paséis por la página de la Tate para conocer un poco más sobre este icono y la gran exposición que van a presentar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario